¿Sufres estrés oxidativo? 7 señales que lo indican

¿Has oído hablar de los radicales libres o, de manera más específica, del radical superoxido? Estas moléculas son las causantes del estrés oxidativo, que acelera el proceso de envejecimiento en nuestro organismo tanto por fuera como por dentro.

En este artículo te explicamos las siete señales que te ayudarán a saber si sufres estrés oxidativo. Es importante que las conozcas si quieres evitar un envejecimiento prematuro y muchos trastornos de la piel.

Cada vez más estudios confirman la relación entre el estrés oxidativo, el envejecimiento prematuro de la piel y las enfermedades dermatológicas. Los causantes de este estrés son los radicales libres, que activan algunos mecanismos patológicos en nuestro organismo que van causando un deterioro progresivo.

A continuación, detallamos las señales en tu piel que te indican que puedes estar sufriendo estrés oxidativo.

1. Arrugas

La primera de las evidencias de esta oxidación celular es la aparición prematura de líneas de expresión o arrugas. Esto se debe a que este proceso oxidativo disminuye la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico.

En este sentido, hay que tener en cuenta que el fotoenvejecimiento que causa una exposición exagerada a los rayos ultravioleta del sol puede agravar este deterioro. Por lo tanto, si eres joven y ya tienes tus primeras arrugas, evita tomar el sol demasiado y utiliza protector solar.

2. Pérdida de elasticidad y firmeza

Tanto el colágeno como la elastina son también imprescindibles para mantener la firmeza y elasticidad de la piel. Por este motivo, muchas personas recurren a los suplementos de colágeno a partir de los 30 o 40 años, ya que la producción de esta proteína en nuestro organismo se va reduciendo con el paso del tiempo.

3. Manchas

Las pieles jóvenes tienen un tono uniforme y luminoso. A medida que la persona envejece, pueden aparecer manchas de tonalidades oscuras como consecuencia de la exposición al sol y de la oxidación celular.

Los suplementos antienvejecimiento a base de vitamina C son muy efectivos para evitar este daño en la piel porque inhiben la tirosinasa. Esta enzima es la responsable de producir melanina que, en exceso, hace que aparezcan las manchas cutáneas.

4. Manchas rojas o descamaciones

Las manchas rojas, en cambio, tienen una explicación diferente, ya que se relacionan con procesos inflamatorios, del mismo modo que la descamación de la epidermis. No obstante, también forman parte del proceso de oxidación paulatino de la piel.

El estrés oxidativo altera las funciones y el equilibrio del organismo en general. Esto repercute también en el sistema inmunitario, que favorece una inflamación crónica leve, pero que causa un daño continuado.

En este sentido, un estilo de vida saludable es la mejor manera de combatir este estado inflamatorio. Buenos hábitos, hidratación constante y una alimentación equilibrada rica en antioxidantes son las claves para evitar las manchas rojas, descamaciones o ronchas en la piel.

5. Herpes

Ante un estado de estrés, el sistema inmunitario se altera y pueden proliferar o reactivarse algunos patógenos como, por ejemplo, el virus del herpes. Las personas que los sufren de manera frecuente saben cómo influye su estado de ánimo en la aparición de esta afección.

Algunos suplementos beneficiosos para prevenir el herpes son las vitaminas del complejo B, los ácidos grasos esenciales omega-3, la vitamina E o el selenio.

6. Psoriasis

Otro de los signos del estrés oxidativo son los brotes de psoriasis. Esta enfermedad inflamatoria autoinmune de la epidermis afecta al 2 % de la población, en especial entre los 15 y los 35 años.

Los antioxidantes que han demostrado más eficacia para combatir la psoriasis son la vitamina E, el selenio, la vitamina C, los flavonoides y los carotenoides.

7. Acné

Por último, el estrés oxidativo está relacionado tanto con el origen como con la evolución del acné. Los radicales libres actuarían como elemento activador.

Hoy en día todavía se desconoce la causa del acné vulgar, que es una inflamación crónica de los folículos polisebáceos. No obstante, sí se sabe que el estrés es uno de los factores que influyen en su aparición. Por lo tanto, consumir alimentos y suplementos ricos en antioxidantes también podrá ayudar a prevenir la afección.

Conclusión

Para frenar el estrés oxidativo que está causando este deterioro en tu epidermis, la mejor solución consiste en realizar un tratamiento antienvejecimiento basado en los complementos alimenticios para la piel. Estos productos contienen antioxidantes de dos tipos: enzimáticos y no enzimáticos. Entre los enzimáticos destaca la enzima superóxido dismutasa (SOD), muy efectiva para neutralizar el radical superóxido.

Ahora ya sabes que es necesario neutralizar el radical superóxido y el resto de los radicales libres para mantener una piel piel joven durante más tiempo. No dudes en buscar un apoyo en los suplementos antienvejecimiento de GliSODin, referentes en nutricosmética y especialistas en fórmulas rejuvenecedoras y equilibrantes de la piel.

Otros artículos que te pueden interesar

Descubre nuestros productos

Cuida la piel desde una nueva perspectiva

× Hola! ¿Te ayudamos?