Complemento alimenticio antioxidante para la piel

¿Qué son los antioxidantes y el estrés oxidativo?

El oxígeno (o dioxígeno, O2) es un gas indispensable para la vida. Con excepción de determinados organismos, todos los animales, plantas y bacterias necesitan el oxígeno para producir energía.

Durante el transcurso de la evolución, la adaptación al oxígeno por parte de los seres vivos se ha manifestado en la aparición de enzimas que facilitan su consumo. Durante el proceso de respiración celular, el cuerpo crea moléculas que pueden resultar tóxicas para el mismo. Estas moléculas se llaman radicales libres.

La producción de radicales libres es inevitable, ya que se crean a diario durante el metabolismo del organismo. Este fenómeno se puede observar cuando, al dejar una manzana al aire libre, esta se vuelve más oscura, o cuando el hierro expuesto al aire y a la humedad se oxida.

Los daños oxidativos derivados de un exceso de radicales libres son la principal causa de la senescencia celular y del envejecimiento. Aunque debamos controlar que no haya un exceso de radicales libres, su presencia es indispensable para estimular los mecanismos de reparación celular y de homeostasis, especialmente para defenderse de las bacterias.

El organismo está provisto de un sistema de defensa que permite controlar dichos radicales libres. Existe pues un equilibrio muy delicado entre la producción de radicales libres y el sistema de las defensas antioxidantes de nuestro cuerpo. Es por ello que la célula puede seguir funcionando a pesar de la formación de estos radicales libres.

El sistema de defensa del organismo está formado, por una parte, por moléculas antioxidantes que se obtienen, en parte, de la alimentación general. Podemos mencionar las vitaminas A, C y E, pero también la coenzima Q10, los carotenoides, los polifenoles y los oligoelementos como el zinc y el selenio.

Por otra parte, incluye un sistema enzimático endógeno cuya capacidad antioxidante es mucho mayor. Estas enzimas antioxidantes incluyen la superóxido dismutasa (SOD), la catalasa (CAT) y la glutatión peroxidasa (GPx), indispensables para neutralizar los radicales libres.

Una alimentación sana y equilibrada (verduras, frutas, pescado, aceite de soja) debe, en teoría, ser suficiente para aportar a nuestro organismo los antioxidantes y los oligoelementos necesarios y reducir así al máximo el efecto perjudicial de los radicales libres.

Aun así, nuestro ritmo de vida diario nos enfrenta a la contaminación, a la exposición prolongada al sol (UV), a la absorción de alcohol o de medicamentos o al tabaquismo, situaciones que generan radicales libres de forma excesiva.

Cuando esta producción sobrepasa las capacidades de las defensas antioxidantes del organismo o si el sistema inmunitario se debilita, esta ruptura de equilibrio corresponde al estado llamado de estrés oxidativo.

El estrés oxidativo puede contribuir a la aparición de diferentes problemas de salud:

  • cansancio;
  • dolores articulares;
  • hipertensión;
  • cefaleas;
  • ansiedad;
  • diabetes;
  • insomnio;
  • pérdida de memoria, etc.
Glisodina

La toma de complementos alimenticios para luchar contra el estrés oxidativo

Los radicales libres se encuentran entre los principales responsables del envejecimiento prematuro. Con el tiempo, causan daños celulares y la acumulación progresiva de estos daños contribuye especialmente a acelerar el envejecimiento de la piel .

Los daños cutáneos provocados por los radicales libres pueden aparecer de diferentes formas:

  • hiperpigmentación;
  • rotura de vasos sanguíneos;
  • pérdida de firmeza de la piel ;
  • pérdida de elasticidad de la piel ;

La eficacia de las defensas antioxidantes se reduce con la edad, al mismo tiempo que aumentan los niveles de radicales libres. La piel constituye nuestra principal línea de defensa y es necesario aplicar cremas para protegerla. Esta protección tópica puede reforzarse por vía interna, gracias a la toma de un complemento alimenticio que ayude a reconstruir los tejidos cutáneos dañados por un estado de estrés oxidativo.

Glisodina

¿Qué complemento alimenticio debes elegir contra el estrés oxidativo?

GliSODin Anti-envejecimiento: tomar el complemento alimenticio GliSODin Anti-envejecimiento permite reducir los signos del envejecimiento de forma eficaz. Día tras día, la piel del rostro se prepara para hacer frente al estrés y al paso del tiempo. La piel recupera su vigor y firmeza.

GliSODin Resplandor de la piel : frente a las agresiones externas y a sus efectos nefastos sobre las células de la piel , tomar el complemento alimenticio GliSODin Resplandor de la piel evita la aparición de imperfecciones. Día tras día, la piel recupera toda su belleza, se muestra homogénea, luminosa y rebosante de salud.

Elige tu complemento alimenticio antioxidante.

Elija su suplemento alimenticio a base de ácido hialurónico

¿Cómo elijo la duración que más me convenga?

- 1 mes: completa un tratamiento intenso de 1 mes o después de 3 meses;
- 1 mes intenso: perfecto para comenzar una nueva rutina de belleza;
- 3 meses: ya no te preocupas por nada, comienzas con 1 mes intenso y 2 meses para completar

¿Cómo elijo la duración que más me convenga?

- 1 mes: completa un tratamiento intenso de 1 mes o después de 3 meses;
- 1 mes intenso: perfecto para comenzar una nueva rutina de belleza;
- 3 meses: ya no te preocupas por nada, comienzas con 1 mes intenso y 2 meses para completar