Cómo prevenir el envejecimiento prematuro de la piel: Una guía sobre los factores de riesgo

¿Quieres saber cuáles son los mejores consejos anti envejecimiento? Para prevenir los signos de la edad, debes conocer primero cuáles son los factores que aceleran el deterioro de la piel. De este modo, sabrás cómo evitarlos para mantener un cutis joven, firme y luminoso.

¿Cómo envejece la piel?

¿Has oído hablar de los radicales libres? Estas moléculas están presentes en las células de la piel y son las causantes del estrés oxidativo, un proceso que acelera el envejecimiento. Los radicales libres reducen la producción de componentes tan importantes como el colágeno, la elastina o el ácido hialurónico. Todos ellos imprescindibles para aportar firmeza y prevenir las arrugas.

¿Cómo puedes evitar los radicales libres y el estrés oxidativo? En primer lugar, combatiendo los factores que los producen, los cuales detallamos a continuación. En segundo, aportando a tu organismo antioxidantes, unas sustancias naturales que neutralizan sus efectos nocivos.

Los factores que más influyen en el envejecimiento de la piel

Es fundamental que conozcas estos factores, ya que, en no pocas ocasiones, los pasamos por alto sin tener en cuenta lo que perjudican.

1. Radiación solar

El enemigo más conocido de una piel joven es la radiación solar. Un exceso de exposición a los rayos ultravioleta aumenta la deshidratación y el envejecimiento cutáneo prematuro.

Este factor es tan relevante que incluso hay un concepto que lo define: el fotoenvejecimiento. La mejor manera de prevenirlo es no abusar del sol y usar el protector solar adecuado.

2. Nutrición

Una correcta nutrición es clave para dar a la piel las vitaminas, los minerales y propiedades antioxidantes que precisa. Al igual que una mala alimentación puede empeorar su aspecto, si le aportas los nutrientes necesarios, ayudarás a retrasar el envejecimiento.

En este sentido, puedes recurrir a los complementos alimenticios para la piel. Estos suplementos antienvejecimiento son un aporte extra para que a tu cutis no le falten antioxidantes. Por ejemplo, puedes recurrir a los beneficios de la vitamina D en la piel, la cual también previene enfermedades cutáneas como el acné, la rosácea, la dermatitis o el vitíligo.

Otros antioxidantes muy indicados para el mantenimiento de tu cutis son los siguientes:

  • Vitamina A
  • Vitamina C
  • Vitamina E
  • Selenio
  • Zinc

3. Contaminación

La contaminación ambiental (atmosférica, humo de los coches, etc.), es otro factor que incrementa el estrés oxidativo en nuestra piel y favorece la aparición de manchas y arrugas. Por ello, además de buscar la forma de disfrutar de ambientes sin polución siempre que sea posible, es crucial limpiarla bien cada noche.

4. Tabaco

El tabaco aumenta los radicales libres y la deshidratación de la piel, tanto por la nicotina como por el resto de sustancias que incluyen los cigarrillos. Al mismo tiempo, reduce el riego sanguíneo, lo que conlleva un menor aporte de oxígeno y nutrientes.

Por otro lado, la nicotina suprime la respuesta inflamatoria ante la radiación ultravioleta. En consecuencia, hay una mayor tendencia a las arrugas y a la flacidez. Igualmente, el cutis se vuelve más apagado y seco.

5. Estrés

El estrés es la enfermedad de los tiempos modernos e implica un desequilibrio del sistema nervioso. Este mal es capaz de alterar por completo las funciones del organismo, incluidas las de la piel.

Unos niveles elevados de estrés se vinculan con un daño en la función de barrera cutánea. Esto la hace más sensible, más vulnerable a las agresiones externas y más proclive a las enfermedades cutáneas.

glisodin para pieles sensibles6. Falta de descanso

No todas las personas necesitan dormir 8 horas para encontrarse bien. No obstante, lo que sí es imprescindible es lograr un descanso de calidad cada noche. Así, el cuerpo logrará reponerse y la piel estará saludable y con buen aspecto.

La falta de descanso suele producir ojeras, hinchazón, bolsas y arrugas más marcadas. Asimismo, si el problema perdura en el tiempo, podría alterar la producción de sebo, algo que repercute en cutis más secos o grasos.

7. Poca hidratación

Para que la piel esté hidratada y flexible es fundamental que bebas unos dos litros de agua cada día. Ten en cuenta que el grado de humectación cutánea va reduciéndose con el paso de los años.

¿Cómo puedes saber si estás bebiendo poca agua? Es posible que tu cuerpo te esté indicando este déficit con líneas de expresión prematuras, con un cabello seco o con una tendencia a labios descamados.

8. Cosméticos

Por último, la elección de los cosméticos es decisiva para tu salud cutánea. Si te maquillas a diario, opta por productos de calidad que contengan ingredientes naturales, libres de químicos. Por la noche, antes de acostarte, utiliza un limpiador suave como el agua micelar para eliminar los restos de los cosméticos y permitir que tu cutis respire y se regenere mientras descansas.

Si buscas un apoyo natural antienvejecimiento, además de evitar estos factores, puedes decantarte por los nutricosméticos. Los suplementos alimenticios GliSODin son de gran ayuda para cuidar la piel desde el interior gracias al poder de los antioxidantes.

Otros artículos que te pueden interesar

Descubre nuestros productos

Cuida la piel desde una nueva perspectiva

0
× Hola! ¿Te ayudamos?